Emiliano Fernández dominó en una jornada accidentada