El campeón pisó fuerte en el velódromo